Cuestión de dinamicas

El deporte como tal se considera como una actividad física. Erróneamente se asocia a factores físicos únicamente como los influyentes en la práctica deportiva. Pero existen otros factores ajenos a los estrictamente relacionado con lo físico. Estos aspectos residen en la parte psicológica del deportista o del equipo. Da igual lo bien físicamente que se encuentre un deportista o lo bien preparado técnicamente y tácticamente que este, si el deportista carece de una buena preparación psicológica o también llamada “mental” puede conllevar a realizar la actividad por debajo de las expectativas y a un bajo nivel de forma. Un claro ejemplo es el tenis, donde un jugador puede ir ganando un partido, perder esa concentración y acabar siendo derrotado por su rival.

Como tal debemos dar al factor psicológico una importancia alta en el trabajo de cada entrenamiento. El trabajo ha de ser grupal e individual en aquellos jugadores (centrándonos en el fútbol) que veamos una falta de moral y confianza. Un entrenador es un gestor de grupos y su función es conseguir sacar de cada jugador lo mejor de sí (técnica, táctica y mental).

A veces se dan circunstancias durante una temporada en la que el equipo entra en una dinámica negativa, donde solo encadena derrota tras derrota. En esos momentos se ha de apartar un poco el aspecto físico, técnico y táctico y centrarse en un trabajo psicológico de levantar y revertir la situación negativa. Hacer ver a los jugadores que no todos los partidos son iguales y que si encajamos un gol no asocien ese gol a la última derrota o que si fallan varias ocasiones de gol claras no por ello se consiga marcar gol en la próxima ocasión.

Podemos encontrarnos con dinámicas negativas de encajar 10 derrotas consecutivas y revertir esa situación y entrar en una dinámica de 10 victorias consecutivas. En ligas profesionales existen casos de equipos que se encontraban últimos en la clasificación en la mitad de campeonato y al finalizar el mismo consiguieron salir de los puestos de descenso. ¿Cambiaron a los 22 jugadores? ¡NO! Simplemente se consiguió un cambio de dinámica asociado a un buen trabajo psicológico ya sea a cargo del mismo gestor grupal o de uno nuevo (entrenador). El cambio de entrenador es siempre la primera solución ante los problemas de resultados, pero no por ella es la más acertada. Un entrenador sabe y conoce a los jugadores. Es el único capaz de revertir esa situación. Ayudarse de psicólogos deportivos siempre sera un plus de ayuda en transformar las dinámicas negativas. No siempre se puede obtener esta ayuda, pero en la actualidad existe mucha información escrita y visual en internet de la que todos podemos nutrirnos para ayudar a nuestro grupo.

Lo importante es no rendirse nunca. Trabajar cada día en liderar y ser capaz de conseguir que nuestro equipo tenga una buena dinámica deportiva y de resultados.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: